Monday, March 14, 2011

"Inception o ¿Quién coño me sembró esa idea?"

La historia les puede resultar familiar. Te levantas una mañana de particular buen humor. Te ves al espejo y piensas :

“Ahhhh, pero qué chula de bonita amanecí”.

Sales de tu casa con tu familia rumbo al club España, para pasar un sábado feliz intentando jugar algo parecido al tennis y conviviendo con tu hermana y tus amigas. Y es entonces cuando sucede. Llega una perfecta desconocida y le dice a tu mamá, justo enfrente de tus narices:

“¡Ahhhhyyyyyyyy pero qué barbaridad! ¿Esta es la famosa Chiqui? Bueno, pero qué barbaridaaaaaaaad. Miss Universo. Es la próxima Miss Universo”.

De pronto, se da cuenta de que estoy ahí y me ve con una pena que daba pena.

“Bueno, mijita, tu también estás mona (¿MONA? SERIOUSLY?)…..pero Chiqui……¡Qué barbaridaaaaaaaaaaaaad”.

En efecto. ¡Qué barbaridad!

Juro que hasta la fecha no sé quién es esa señora ni de dónde salió, pero aunque nunca la volví a ver, este personaje no se ha borrado jamás de mi memoria. Quizá tuvo que ver con el hecho de que me agarró de 11 años y sin el escudo de la terapia y los libros de auto-ayuda y superación, pero ella fue la que me SEMBRÓ LA IDEA de que yo no era guapa y de que había una diferencia abismal entre mi hermana y yo. Hombre, cierta diferencia había, pero no abismal. ¿O sí? No. ¿O sí?

He de reconocer que mis 11 primaveras no fueron mi mejor momento. Lucía un corte de pelo aterrador a la “Tizoc”. Tenía un cuerpecito de boiler bien chistoso. Y recuerdo que mis pantalones favoritos, acampanados, de pana color azul claro, gritaban “fashion emergency” con desesperación. Aún así, yo digo….¿y la delicadeza? ¿y el tacto? ¿y la misericordia?

No se vale. Del shock, ni siquiera pude decirle a la señora que su verruga me recordaba mucho a la de Hermelinda Linda.



Este recuerdo me ha hecho reflexionar y darme cuenta de que todos somos una especie de agricultores de ideas. Vamos por la vida siembra que siembra, sin entender bien que la cosecha depende de la semilla.

Hay unas semillas de la variedad In you face, como:

“Ay Toñito, lo tuyo, lo tuyo, lo que se dice lo tuyo, no son los deportes, mijito”.
“Ay, Eduardito, menos mal que eres bueno para los deportes, criatura del señor”.
“ Mi pobrecita niña , te tocó la maldición familiar. Sacaste las caderas de tu tía la nena”.
“Por lo menos tienes bonita cara, chula…”

Y hay del tipo Te lo digo Juan para que lo escuches Pedro:

“Lástima que lo único que heredó del guapo de su papá es el apellido”.
“Él va a ser el atleta y el otro va a ser el intelectual”.
“Lo bueno es que la nariz se puede operar”.
“Cuando crezca se va a mejorar, vas a ver” (frase acompañada de una expresión parecida a la que sucede naturalmente en casos de severo estreñimiento).

Todos lo hacemos, todo el tiempo. Por eso, creo que tendríamos que hacer el experimento de sembrar semillas de más calidad (y calidez), para que los troncos crezcan más fuertes, las ramas lleguen más lejos, los frutos sean más abundantes y las flores mucho más bellas.

Es más difícil enderezar un arbolito que concentrarte en regarlo y ponerle fertilizante (analogía que no necesariamente es la más afortunada si consideramos que es mierda, pero ustedes me entienden).

Así que demosle una segunda pensada a nuestras palabras y a nuestros pensamientos antes de sembrarlos en alguien. Acuérdense que la cosecha nos la vamos a comer todos.

Y a la señora que mencioné anteriormente, solo le digo:
“Sí soy bonita”.
¿O no?
¿O sí?
¿O no?
¡CLARO QUE SÍ!

--- por Martha Soler @cholechita @estrogeno3

31 comments:

  1. Y que grave es cuándo muchos de esos comentarios que nos han taladrado por tanto tiempo nos los hemos dicho nosotros mismos. Tengamos cuidado con lo que decimos a los demás y con lo que nos decimos a nosotros mismos, yo admito que muchas veces me he dicho cosas que me han impedido admirarme, pues bueno una cosas es reconocer las cosas malas que todos tenemos pero aveces frente al espejo una misma dice, que onda con estas lonjas y esos pelos que y etc etc y también así nos vamos sembrando semillas que crecen y mucho.

    Gracias por lo que escribes Martha! =)

    ReplyDelete
  2. Me he identificado tanto con esto... Mi hermana era la guapa, mi hermano era el próximo premio Nobel y yo era la "chistosa" lo que eso signifique...
    Les mando un beso estrogenas!

    ReplyDelete
  3. Gracias Tupi y Amy. Yo les quiero sembrar la idea de que ambas son un par de viejas chingonas. Un beso enorme.

    ReplyDelete
  4. Todo lo que piensas, se hace realidad. En esta vida o en la que sigue... Imagínate lo que pasa con lo que dices.

    Y ya sembrando semillas... Yo creo que eres la mujer más guapa del mundo mundial, amiga.

    ReplyDelete
  5. ¡Ay, por eso te quierooooooooooo!

    ReplyDelete
  6. CLARO QUE ERES HERMOSA!!!!!

    En mi sembraron muchas semillas malas y mi autoestima nunca floreció, por lo mismo nunca fui capaz de decir algo malo u ofensivo a nadie, pero es parte de la maldad humana. No soy la madre Teresa de Calcuta, pero no me atrevo a decir algo malo a alguien, si no tengo nada bueno que decir, no digo nada.

    Ojalá nunca me hubieran dicho nada.

    ReplyDelete
  7. La inconciencia de los comentarios y su efecto semilla son inevitables en la vida. Hay gente con sensibilidad y sentido común que sabe perfectamente que cualquier acto, aunque sea verbal, tiene una trascendencia -mayor o menor- en la vida de uno mismo y de los demás. Y otros (la mayoría) no tienen esa inteligencia, llamémosla; “Emocional”. Sí esto fuera así… el mundo sería casi perfecto.

    ReplyDelete
  8. Por supuesto no se trata de ir por la vida mintiéndo o aparentando que todos somos perfectos, pero hay una gran diferencia entre un comentario pensado constructivamente, en un contexto adecuado, y la avalancha de opiniones gratuitas que uno anda ofreciendo a diestra y siniestra sin que NADIE TE LO PIDA. Es inevitable, como dice gogame, pero por lo menos, si nos hacemos más concientes, podemos disminuir el efecto negativo de nuestras palabras y pensamientos en nosotros mismos y en otros.

    Y Angie, nunca es tarde para que florezca tu autoestima.¡A sembrar bonito!

    ReplyDelete
  9. No hay que creer todo lo que uno oye...
    Yo agradezco a mi mamá por hacerme una mujer muy segura y conciente de mis cualidades.
    Aunque efectivamente hay quienes sueltan comentarios que te marcan....

    Y por ahí dicen: No es lo que uno diga, si no como lo interpretan!!!

    ReplyDelete
  10. depende como lo digan y el tono en el que te lo digan, si hablamos de palabras escritas puede haber una mala interpretación, pero si te lo dicen de frente con tono e intensión, te puede marcar, no confundir.

    ReplyDelete
  11. Anónimo saca un muy buen punto. También es importante que aprendamos a que se nos resbalen miles de comentarios que no nos ayudan. Lo malo es que eso toma años de experiencia y en lo que la adquieres, inevitablemente se te van a quedar muchas de esas amables contribuciones del prójimo clavadas en el cerebro. Esas hay que arrancarlas de raíz, como a la hierba mala.

    ReplyDelete
  12. Por algo existe el dicho: "Antes de echar a andar la boca, hay que conectar el cerebro".

    Yo también tengo tatuado uno que otro comentario "bien intencionado" y lo que es peor, todavía dejo que, de vez en cuando, alguno me afecte...

    ReplyDelete
  13. Esas semillas... lo he visto en mi y en muchisima gente. De este tipo tengo muchas anecdotas, propias y ajenas, y estoy segura que si todos las contaramos llenariamos este espacio con dos o tres post mas al respecto, pues es un tema muy interesante (o al menos a mi me lo parece).
    He leído artículos al respecto y esto es tan cierto y tan profundo que llega hasta programaciones en no natos, por eso... mucho cuidado con lo que se dice a los demás y a uno mismo!!!

    Estrogenas son unas mujeres admirables y super valiosas!!

    Como siempre, felicitaciones por el post!!

    ReplyDelete
  14. Marthita, tienes razón, cuando se siembran esas semillas es a la corta edad en la que ni nos podemos defender ni las podemos ignorar. Yo creo que nuestro peor enemigo, sobre todo en las mujeres, somos nosotras mismas. Somos demasiado exigentes con lo que creemos que LAS demás van a pensar o a de ir de nosotras. Al carajo y a ser bellas y felices con lo que somos y tenemos, como dice Jaime, "todo está en la actitud" ;)

    Bien dices, fuera semillas malas, adios a los miedos e inseguridades!!!!

    Y que no te quede duda... Eres BELLA!!! de todo a todo
    MUA!

    ReplyDelete
  15. Me hiciste recordar un día que una señora me saludó y me dijo:"¿y tu hermana la bonita? ¿la de los ojos azules?"
    ¿Qué quizo decir? En ese momento me cayó como bomba, ya depués lo digerí. La gente cree que dice cumplidos, pero no se dan cuenta que deben filtrar sus palabras.
    Saludos,
    Joy Gateño

    ReplyDelete
  16. No bueno, esta señora se llevó las palmas. Le hubieras preguntado ¿y cómo está su hermana, la inteligente y sensible? Ya sabe, ¿la que PIENSA?

    ReplyDelete
  17. ¡Marthitachulaaaaaaaaaa! ¿Tendrás realmente una idea de lo que nos haces reír & reflexionar? Muchísimas gracias por escribir no sólo lo que escribes, si no, cómo lo escribes. ¡Estás muuuy cañona! Sigo teniendo fe en que pronto te decidirás a buscar editorial pues re bien nos vendrían libros tuyos con tus mágicas & locas experiencias, claro que los compraría con la promesa de que me los dedicarías ¿eh? Jajajajja... y entrando al tema, no sabes qué risa, justo hace unos días me dijo mi mamá: "Fíjate mijita que me contó mi amiga Ade que te vió y que estabas muy guapa..." Yo: sí, eso me dijo. Mi madre: "Sí, le dije que hasta eso te habías compuesto..." ¿Hasta eso? Jajajajaja... Bendito el Señor hoy ya no me afecta, pero hace unos ayeres ¿qué tal? A tod@s nos toca & no tenemos de otra más que sobrevivir jajjajajjaja...
    Mucho beso mi querida & admirada Marthitachula. Bien chula.
    La Chapis aka @deadeivis

    ReplyDelete
  18. Escribes maravilloso y el tema me encantó!
    No cabe duda que hay tantas que "opinan por convivir" y no miden consecuencias de sus palabras.
    Todo está en cada una y en sacudirte lo que no te sirve y adoptar lo que te hace crecer como persona.
    Un abrazote
    Cynthia

    ReplyDelete
  19. ¿Cómo que te compusiste, mi Chapis adorada? Pues ni que fueras maquinaria. Lo único que sí puedo creer es que te pusiste cada vez más guapa.
    Y Cynthia tiene toda la razón. Nos tenemos que sacudir las ideas que no nos aportan como si fuéramos perros mojados del periférico.
    Besos miles a las dos.

    ReplyDelete
  20. justo a mi me pasó, mi hermana era la bonita y yo... pues la otra, hasta que crecí y empecé a hacer algoal respecto, ejercicio, fashion emergency y sobre todo actitud.

    ReplyDelete
  21. Hagan como mi amigo Sam, que sólo dice "Ajá, ajá, ajá, ajá..."

    ReplyDelete
  22. Juan Pablo ManazzaMarch 18, 2011 at 5:04 PM

    En mi caso siempre fuí el genial deportista sexy, así que no se de que están hablando. Bueno... si... mi papá le apostó todas las fichas al fracasado de mi hermano (para leer esta parte solo tiene que poner perpendicular el dedo gordo y el indice y pegarselo a la frente, ahora si, el comentario se volvió interactivo) sigamos... y se suponía que yo era el vago que jamás llegaría a nada, pero como por casualidad tenía el ego del tamaño del Sr Barriga, el Inception siguió de largo y nunca le presté mayor importancia a su apuesta, así que mi vida siguió igual... genial, sexy y deportista.

    ReplyDelete
  23. Señor Manazza, su caso es tan curioso como es inspirador. Debemos hablar con la comunidad científica para que estudie su cerebro y nos ayude a llegar a conclusiones que aporten a la humanidad la ansiada respuesta:
    ¿Cómo coño lograr que el inception negativo se nos resbale y pase de largo?
    Felicidades por demostrar que las apuestas que se hacen sobre nuestros futuros negros y desperdiciados fallan. Ah, y por ser genial, deportista y sexy.
    Un beso lleno de estrógeno para usted.

    ReplyDelete
  24. Totalmente cierto. La realidad es que la gente normalmente no lo nota, pero las palabras son horriblemente poderosas. Los comentarios de los otros nos marcan tanto (o mas) que la educacion de nuestros padres! (y muchas veces los comentarios descalificadores son de nuestros padres :( ).

    Pero no ay que dejarnos vencer! A decirnos cosas lindas y verdaderas todos los dias! :D

    Besos
    Alex

    ReplyDelete
  25. Yo amo mucho a mi hermana y me duele cuando alguien nos compara a veces por ella, cuando yo soy la favorecida en el comentario, a veces por mí cuando me "pasan a traer" con su comparación. El chiste es que pienso que todas las comparaciones son injustas porque no hay parámetros exactos para saber cuál es lo bueno y cuál lo malo, sin embargo, como de todos modos van a seguir existiendo, lo mejor es preparar a nuestros hijos para que sepan que NO SON IGUALES unos a otros y CELEBRAR esas diferencias!! Así, a cada quién lo suyo, no?

    ReplyDelete
  26. ¡A cada quién lo suyo, sí señor!

    ReplyDelete
  27. Pues mira mi Matha... nunca te he visto en persona mas que en esas fotitos tuyas donde veo una cara hermosa y a través de tus palabras que tanto disfruto pero... puedo decir sin temor a equivocarme que eres bella, por dentro y por fuera además de inteligente y divertida... y la señora de la verruga... pobrecita que falta de visiòn...No dudo de la belleza de Chiqui, pero eso no te eximía a ti de toda la belleza que reflejas... se necesita tener ojo analítico para ver una mariposa cuando aún es capullo...
    un abrazo

    ReplyDelete
  28. Carmen Corona del CondeMarch 26, 2011 at 5:44 PM

    Felicidades por el Blog. Apenas empiezo a explorar el fb y me he encontrado con esto que vale muchísimo la pena. La colaboración sobre los enfermos del metabolismo es muy interesante, Ana Patricia y ésta, Martha guapísima, me remite a un recuerdo de infancia de cuando teníamos precisamente como once años. Ya te platicaré ahora que nos veámos...

    ReplyDelete

Para dejar tu comentario puedes registrarte vía las opciones que te brinda la ventana o ya bien como "anónimo" (pero nos encantaría que nos dejaras tu nombre). No te vayas sin dejarnos tu comentario. ¡Gracias!