Wednesday, June 30, 2010

La culpa es de la Oxitocina

¿Me quieres?

¿Entonces por qué nunca me lo dices?

¿Pero CÚANTO me quieres?

¿Mucho?

¿Más que a tu ex?

¿Me vas a querer para siempre?

De acuerdo. Estas son preguntas que hacemos las mujeres, no los hombres. Tradicionalmente, somos nosotras las que desplegamos esa necesidad de saber que nuestra relación va a durar, que no está amenazada por factores externos, que nuestra pareja suspira sin control al pensar en nosotras. Los hombres normalmente no entretienen estos pensamientos a menos que exista alguna buena razón.

Se han escrito libros sobre la forma en que las mujeres nos apegamos insensatamente a los hombres aún cuando las señales que nos mandan sean casi tan claras como si nos enviaran un telegrama con un mensaje corto y directo:

“Necesito (punto) mi (punto) espacio (y punto).

Todavía recuerdo cuando un novio que tuve hace varias vidas se atrevió a decirme que el problema era que yo estaba más enamorada que él. ¿Y qué hice? ¿Mandarlo al mismísimo demonio, como era de esperarse? ¿Acompañarlo a la puerta y cerrar con llave? ¿Reírme en su cara y preguntarle “estás seguro, mi amorrrrr”? No. Ojala, pero no.

Lo que hice fue entrar en un maratón desesperado por “emparejar” su nivel de amor con mi nivel de amor (cómo chingaos no se iba a poder). No quisiera ahondar mucho en los resultados de estos esfuerzos. Baste decir que mi corazón fue atropellado, estrujado, pisoteado, humillado, pulverizado, y desmantelado a pedazos. Se retorcía como almeja con limón. Después de mucho, mucho tiempo y varias sesiones de costoso psicoanálisis, llegué a la conclusión de que yo soy una reina encantadora y él un verdadero neanderthal, un macho misógino y patán de pie chiquito que jamás fue digno de mis múltiples (y cuando digo múltiples, quiero decir múltiples) atenciones.

Durante años me atormentó haber sido tan estúpida. Me consolaba el hecho incontrovertible de que había varias amigas tan estúpidas como yo, que se habían intentado pegar a sus parejas con cola loca (el pegamento, no piensen mal). ¿Cuántos litros de café, tequila y helado habremos consumido juntas, pensando por qué no habíamos amarrado, concretado y firmado con el ser idolatrado? ¿Qué hicimos mal?

Para mayor desdicha, después de nuestras rupturas colectivas, nuestros ex novios parecían recuperarse sin el menor esfuerzo. A otra cosa, mariposa. En mi caso personal soy experta en dejarlos listos para el matrimonio…con otra. Es un verdadero don.

Una respuesta a estas eternas interrogantes me llegó una noche, cenando con un grupo de amigas después de ver “Sex and the ciy 2” (malísima, por cierto, pero hay que verla porque es sex and the city y ni modo).

Una de ellas acababa de terminar una relación algo tormentosa con su galán. Era quizá el quinto intento fallido que había hecho por hacerla funcionar. Cada vez, nos decía que esta era ya la ruptura definitiva, pero cada vez, el efecto resistol 5000 la hacía regresar no tanto a él, sino a la idea de él, a la que ella se había apegado fuertemente.

De pronto, la güera (así le decimos) exclamó una frase que cambiaría mi comprensión de la naturaleza femenina (y masculina) para siempre:

“Es culpa de la oxitocina”

Whadafuck?

Y aquí empieza la parte teórica.

La oxitocina es la sustancia química del enlace. Se conoce, ni más ni menos, como la hormona del apego y se le ha llamado “la molécula del amor”. Durante el parto, la mujer segrega altos niveles de oxitocina que cumple la función de fortalecer el vínculo de la mamá con el bebé. La oxitocina en la mujer favorece su capacidad de responder a las necesidades emocionales de otros y a ser más empática y menos agresiva. La oxitocina favorece también la confianza y la generosidad.

Durante la relación sexual, tanto los hombres como las mujeres segregan oxitocina. Por eso, ellos son más propensos a decirnos que nos quieren en medio de la maroma. Pero, ¡SORPRESA! Después del orgasmo, los niveles de oxitocina del hombre bajan inmediatamente, y los de la mujer no. De ahí nuestra necesidad de seguir abrazaditas, oyendo palabras bonitas susurradas al oído, y de ahí mismo, la necesidad de ellos de fumarse un cigarro, darse la vuelta y a dormir como osos.

NO ES JUSTO. No es justo. No es justo, no es justo, no es justo. No es justo. Ah, y no es justo.

A mi me parecería fantástica esta hormona si su producción estuviera un poco más equilibrada con la de los hombres. Me encantaría que algún laboratorio desarrollara un “shot” de oxitocina para aplicarlo al ser amado en momentos estratégicos. Y ya entradas en gastos, por qué no sugerimos desarrollar un antídoto, una especie de pastilla de amnesia que nos haga más fácil desapegarnos de una relación que ya murió y a la que no hemos querido darle cristiana sepultura.

Sin embargo, como hasta el momento esas drogas son sólo parte de mi imaginación, creo que es muy importante hacer las siguientes recomendaciones:

· Si él no te ha llamado en toda la semana y estás a punto de marcar el teléfono.....

· Si sus excusas te están sonando como música celestial y empiezas a preferir sus mentiras que sus verdades….

· Si “trabaja” todos los fines de semana y sólo te puede ver los martes de 8 a 9….

· Si siente que invades su espacio…

· Si resulta que no estaba jugando golf sino jugando con una golfa…

· Si es más experto en desaparecer que David Copperfield…

· Si cortó contigo pero estás segura de que te adora, va a volver y sólo fue por darte celos….

…repite 500 veces este poderoso mantra:

“Yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina…”.

Ahora bien, si tu pareja te trata como reina, si te quiere aunque no sea tan demostrativo como nos gusta a las mujeres, si disfruta el tiempo que pasa contigo y si te hace feliz, deja que la oxitocina se apodere de todos tus sentidos, porque el apego no es malo en sí mismo. El problema, mis queridas estrógenas, es apegarnos al cabrón equivocado.

Si has pasado por una sobredosis de oxitocina, desahógate, escríbenos y cuéntanos tu historia. Una cosa te podemos asegurar. No estás sola.

--- por Martha Soler @cholechita @estrogeno3

38 comments:

  1. ¿Existen parches de oxitocina? ¿dardos? oriéntennos, por favor.

    ReplyDelete
  2. ¡Jajajajajajajajajajajaja! No lo sabemos pero te prometemos que lo investigaremos. Si regresas en un par de días te tenemos la respuesta.
    ¡Gracias por dejarnos tu comentario!

    ReplyDelete
  3. Siempre ha sido evidente, el tiempo y la ciencia se van encargando de demostrarlo, que “El amor” es pura química, poniendo de lado o aparte tendencias culturales y conductuales. He leído mucho sobre esto pero casi prefiero seguir viéndolo desde un punto de vista más poético y literario, da más juego a las relaciones y de paso se consiguen grandes obras en las diferentes ramas del Arte.

    ReplyDelete
  4. Amé la parte del don divino par dejara los novios en el altar. Con otra.
    Que buen artículo, ampliamente disfrutable y porqué no, educativo

    ReplyDelete
  5. ¡Qué bueno que les ha gustado! La autora está fuera de circulación por un par de días pero a partir de mañana estará respondiendo directamente a sus comentarios.
    ¡Muchas gracias por seguirnos!

    ReplyDelete
  6. Qué maravilla!! Está increíble... Les mando muchos besos y felicitaciones!! :)

    ReplyDelete
  7. ¡Muchas gracias Grace! Nos encanta que te haya gustado. No dejes de seguirnos y darnos tus comentarios.

    ReplyDelete
  8. Jajajajaja....me super encanto y claro que todas hemos pasado x eso y lo que es peor...sera inevitable que mi hija pase x eso, le ensenie lo que le ensenie!!

    ReplyDelete
  9. buenísimooo!!! madrazo, risa, madrazo, risa, madrazo, risa, madrazo, risa! jajjajajaja... cuántos veintes -madrazos- con esto eh? pero me he reído muuuy agusto jajajjajaja! la pura neta de nosotras las viejas cargadas -con sobredosis diría yo- de la méndiga pero necesaria oxitocina. y eso, sin contar el resto del ejército hormonal que habita en nosotras tooodo el tiempo jajajajaja.

    ReplyDelete
  10. ¡Jajajaja! Así es, somos un cocktail de hormonas y emociones ¡y nosotras pagando terapias varias! ¡Jajajajajaja!
    No sé ustedes pero a mi me tranquiliza que TODO esto sea culpa de un químico y no de algún trauma de mi pasado ;)

    ReplyDelete
  11. "La guera" que dijo lo de "es culpa de la oxitocina" no fui yo verdad? jajaja Tu no escribiste este artículo, verdad Capita? Ha de ser otra guera, pero qué razón tiene!! Recomiendo la película HE'S NOT THAT INTO YOU, con Jennifer Aniston, Ben Affleck, Scarlett Johanssen y el más guapo del momento, Bradley Cooper. Es totalmente este tema y mueres de risa. La película empieza con un niño y una niña de 3-4 años jugando en un parque, el niñito le pega a la niña y la niña se va llorando con su mamá. La mamá le dice que no llore, que el niñito le pegó porque está enamorado de ella, porque le gusta. Ahí, dice la película, empiezan todos los problemas de las mujeres. Las felicito mucho y les mando besos y sigan escribiendo que ya somos muchos fans esperando sus artículos.
    Mariuz

    ReplyDelete
  12. Mariuz,
    Me encanta la referencia que haces con la película "He's not that in to you" y tienes mucha razón, ahí es donde la "oxitocina" se mezcla con ideas que nada tienen que ver con la realidad y que sólo nos estorban (principalmente en la juventud).
    Y fue otra güera, una también muy inteligente y guapa.
    ¡Gracias por escribirnos, seguirnos y apoyarnos!

    ReplyDelete
  13. Ok ok ahora entiendo muchas cosas... todo es culpa de la Oxitocina combinada con mi mamá , tias, primas, abuela jajajaja

    Buen blog felicidades!

    ReplyDelete
  14. ¡Jajajajaja! Sí, las mujeres tenemos mucho que ver en esto. Gracias por tu comentario. ¡Qué bueno que te gustó el blog!

    ReplyDelete
  15. Allo! Tristemente, también me ha pasado, golpearme la cabeza contra una puerta que ya estaba cerrada. Hay algo que quisiera aportar, relacionado al tema, que trata sobre eso mismo.

    Es un link que publiqué hace un tiempo con una pequeña reseña y más info sobre cómo deberían ser nuestras decisiones lógicas... y cómo son las decisiones que tomamos.

    Link del día: Costos Hundidos

    Si no tienen tiempo de leerlo todo, les sugeriría leer al menos el primer artículo, que no es muy largo. De alguna forma generó un cambio en mí, espero que les ayude a ustedes... al menos a comprendernos a nosotras (personas) que somos difíciles.

    Ah! Y esto no solo les ocurre a las mujeres. Será que algunos también generamos demasiada oxitocina? XD

    Alpha.-

    ReplyDelete
    Replies
    1. La ostia tio no solo a ellas tambien a algunos tio nos pasa...

      Delete
  16. Ay, qué cierto es todo lo que dices mi Martucha. Pero aunque has abordado el lado más publicitado de los efectos de esta condenada hormona, me atrevo a denunciar que, estando a punto de despedir a mi hija mayor para ir a la universidad en México, veo con toda claridad que esto de "irse a la universidad" es sólo el preámbulo de muchos adioses... y que la condenada oxitocina empieza a hacer de nuevo de las suyas cuando yo pensaba que había logrado mantenerla hasta cierto punto a raya. ¿Será controlar sus efectos equiparable a gozar de una verdadera libertad?

    ReplyDelete
  17. Alpha, tu link está de lo más interesante. Pero con todo y todo, hay algo que sí recuperamos:
    La experiencia. Claro, definiendo la experiencia como aquello que adquirimos una vez que ya la hemos cagado.
    también es cierto que esto no sólo nos pasa a las mujeres. Varios hombres nos lo han hecho saber. Creo que la oxitocina es tan sólo uno de los factores que influyen es nuestros apegos. ¡Mil gracias por tu comentario y no nos dejemos de leer!

    ReplyDelete
  18. Impresionante! Me fascinó el articulo; no podría ser mejor ni más cierto. Gracias por compartir ese pedacito de femineidad con nosotros los hombres.
    Saludos!

    ReplyDelete
  19. Y para mi amiga anónima que está despidiendo a su niña para ir a la universidad, sólo te puedo decir que en estos casos la oxitocina se desborda, nos inunda, nos revoluciona. Hace unas semanas "despedí" a mi sobrino (20 añitos, el angelito) porque se fue de viaje. De viaje.No se cambió de país, no se fue de misionero a la sierra, no se unió a una expedición al polo norte . Se fue a Europa. Y yo me subí a mi coche y empecé a lloriquear como si él tuviera 3 años y lo acabara de dejar en el kinder. Y eso que soy su tía. Te entiendo. Estos adioses duelen, nos despegan algo del alma y nos dejan en calzones emocionales. Aunque ya vas a ver que tu hija no se va a ir nunca. Irá, volverá, cambiará. Y tú con ella. Y lo de la libertad.....bueno, tal vez sea cierto que sin apegos hay más libertad. Pero...¿sería tan interesante la vida? Gracias por leernos. Un abrazo y recuerda..."Yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina, yo soy más fuerte que la oxitocina...".

    ReplyDelete
  20. RR, muchas gracias. ¡Nos encanta el punto de vista masculino!

    ReplyDelete
  21. Increíble elocuencia, "oxitinisciencia" buena la comparación y eso me hace reflexionar que por que veces soy misógino, yo creía que era por eso que hablan tanto y a veces ni se de que hablan tanto. pero de mucha ayuda sera toma de baños de asiento para "enfriar los excesos hormonales.

    ReplyDelete
  22. ¡No nos odies por ser aferraditas, Mr. Misógino!

    ReplyDelete
  23. No te gusta la Oxitocina? Tomá!
    "An experiment was carried out in which using Twitter for 15 minutes elevated oxytocin (a "love horomone") by 13%." -Kevin Marks

    ReplyDelete
  24. ...y yo que pensaba que era YO quien les provocaba esa necesidad de mí (Je).

    He de decir que coincido con lo dicho aquí. Mucho tiene que ver la química y biología cerebral, pero.... de lo poco que he podido entender de los expertos, ni todo es biológico, ni todo es ambiental (socio-cultural). Por lo que tampoco hay que desestimar los patrones culturales que vamos heredando de nuestros padres y a nuestros hijos. Cómo hago para que eso no le suceda a mi niña, ni a mi niño cuando crezcan? Vale la pena evitarselos?

    Supongo que cualquier individuo con sana auto estima la puede librar bien, hombre o mujer. Y aunque me parece que en el fondo es genéricamente indistinto, concedo que en las mujeres se acentúa la POSESIVIDAD y el aferrarse a alguien irracionalmente.

    Tenemos que encontrar alguna receta intermedia entre las futuras drogas ideales y la programación neuro-lingüística que sugieren... No recuerdo el término, pero la sicología tiene una forma de terapia en donde se somete al paciente a enfrentar deliberada y directamente su problema, fobia o temor. Me atrevería a recomendarlo, pero creo que es justamente lo que han hecho, y muy ....bien, felicidades. (...yo también le he oído cosas muy buenas a una guerita).

    ReplyDelete
  25. Me encanta tu artículo!!!! Necesitaba que alguien me demostrara que yo no soy tan tonta y que todo es culpa de la oxitocina... jeje
    Saludos!!!

    ReplyDelete
  26. Cada comentario evocaba un escena de mi vida y venían a mi mente, justo las imágenes que comprueban este gran hallazgo, que me permite salir de una Personalidad atípica y poder formar algo épicamente femenino.
    En mi consultorio, también observo los estragos que la oxci-toxina causa en mis consultantes, sobra decir, que también esta sustancia nos inviste de un poder digno del palacio de la justicia, nos hace crecernos al castigo, desarrollar y elevar nuestro umbral de dolor, nos desarrolla día con día, la capacidad de justificar y justificar, si hubiera un trabajo en el que tuviéramos que justificar todo lo que acontece, rescatar hasta lo imposible y además recibiéramos un bono pro culpa, seguramente un millón de Mujeres tendríamos el trabajo perfecto y no estaríamos de oquis.
    Gracias desde mi corazón, por la reflexión y por todas las carcajadas que mi inconsciente, mi inconsciente y no yo, logramos.
    Soy Laura Rivas

    ReplyDelete
  27. Pfff... Hay algo para bajar los niveles de oxitocina?
    Maldita maldición.
    Está bueno saber que no soy la única que comete error tras error... tras error. Ni modo, como siempre digo: habrá que enamorarse más de los hechos y menos de los versos.
    Ser prácticas y ya-
    Me gustó! Kudps!

    ReplyDelete
  28. Marthita. Urge un post dedicado a la infidelidad. Yo por ejemplo soy casada y estoy en una relación con otro casado. Al principio todo era únicamente sexo (el mejor de mi vida), y acabamos involucrandonos sentimentalmente los dos. Amo a mi marido, es el mejor hombre del mundo, pero con el no tengo la quimica que tengo con el casado y aunque se que es momento de mandarlo a volar ya! no puedo, te juro que no puedo.

    ReplyDelete
  29. Tantas cosas que le apuntan a los traumas de la infancia y no nos damos cuenta que es una molécula fuera de control la que causa todo el problema. Excelente post!

    ReplyDelete
  30. Creo que con tanto buen investigador en el mundo deberian de inventar un counter-agent a esta hormona, no solo haria felices a muchas personas en el ambito afectivo si no de igual manera puede que redusca en indice de crimenes pacionales en el mundo ese es un dato que deberiamos todo0s de tomar en cuenta.

    ReplyDelete
  31. Me encanta, de verdad como lo disfrute y como me he reido, queremos masssssss, felicidades!!!!

    ReplyDelete
  32. Lo malo sq una (yo) tarda años en darse cuenta de esto y sigue como una imbécil buscando mas pegamento y aguantando humillaciones, desdenes, abusiveces y siendo solo pasatiempo de una noche para el cabrón al que no le importa que este esperando a que me haga al menos una maldita llamada. Poque no puedo dejar de pensar en él a cada momento .... :(

    ReplyDelete
  33. El articulo esta buenisimo y me rei como nunca, pero seria excelente como que hubieran ya medicamento para regular la oxitocina, y tener una vida mas de calidad despues de una ruptura, ya que no es nada saludable estar sufriendo por mucho tiempo, menos por alguien que ya no quiere nada y que termino por dejarnos.

    ReplyDelete
  34. Este artículo debiera llevar mi foto anexa. Me cae que dios es hombre, y es un hombre misógino q-lero. Así como hay anticonceptivos, debería haber una pastilla anti-enamoramiento que pudieramos tomar las mujeres antes de que nos gane la hormona loca... Porque en este momento estoy pasando el trago amargo de la bendita oxitocina mientras aquel esta pocamadre con su bandita.... y yo no paro de pensar en el. No paro y no paro y no paro. De vdd, no es justo. Lo mas encojonante de todo es que ya ni siquiera puede una decir "son unos desgraciados" porque resulta que los angelitos están biológicamente costituídos para ser unos desapegados de mierda y nosotras fuimos diseñadas par ser unas serviles de dichos angelitos... O sea que no tienen la culpa los q-leros. QUE BIEN!!
    A Papá diosito le mando un efusivísimo HUEVOS!

    ReplyDelete
  35. holaaa!!! ame este articulo!!! la vdd estoy pasando por momentos muy dificiles, porque mi novio de mas de 6 años y medio ultimament se a portado muy patan, porque ya parece que ni le importo, ni un mugre wtp es para enviarme, estamos lejos en otra ciudad pero eso nunca nos detuvo, de hecho mas de la mitad del noviazgo asi fue pero en esta ocasion todo a cambiado ya ni msjs ni nada me manda le marco y se porta muy mamon como si le molestara que le hablara, pero la pincheee oxitocinaaa no me deja dejarlo, la vdd ya no quiero estooo solo me hace sufrir, quiero dejarlo porque merezco ser tratada con amor y respeto, pero siento que despues me voy a arrepentir solo quiero palabras de aliento que me ayuden a dejarlo!!! gracias =)

    ReplyDelete
  36. e gustaría conocer una manera de bajar mis niveles de OXITOSINA, ya que esto me ha generado problemas con engancharme con mas de 3 tipos a la vez, y de manera sentimental, al punto de querer un árem masculino. Es algo un poco loco, pero llega a ser un problema enorme a la hora de que no sabes distinguir entre el chico correcto o de plano ser una golfista internacional.

    ReplyDelete

Para dejar tu comentario puedes registrarte vía las opciones que te brinda la ventana o ya bien como "anónimo" (pero nos encantaría que nos dejaras tu nombre). No te vayas sin dejarnos tu comentario. ¡Gracias!